Un paseo por el Marais: Recorrido por el barrio más emblemático de París (Guía de viaje 2023)

El barrio del Marais de París es conocido por su rica historia, cuyas raíces se remontan a la Edad Media. Originalmente era una zona pantanosa a las afueras de la ciudad, y se convirtió en barrio residencial en el siglo XIII. Durante los siglos XIV y XV, fue una zona popular para los ricos comerciantes y nobles de la ciudad, que construyeron grandes hôtels particuliers (mansiones privadas) en la zona.

En el siglo XVII, el Marais se convirtió en el hogar de la corte real francesa bajo Enrique IV y Luis XIII. El barrio albergó el Palais Royal, residencia de la monarquía francesa hasta la Revolución Francesa. Durante esta época, el Marais era uno de los barrios más de moda de la ciudad, y estaba flanqueado por numerosos edificios y jardines elegantes.

Tras la Revolución Francesa, el Marais entró en un periodo de decadencia y muchos de sus grandes edificios se deterioraron. En el siglo XIX y principios del XX, la zona se convirtió en un barrio obrero, con una gran población de inmigrantes, sobre todo de Europa del Este.

En las últimas décadas, el Marais ha experimentado una revitalización, y ahora es uno de los barrios más populares y de moda de París. Muchos de los edificios históricos han sido restaurados, y la zona alberga ahora una gran variedad de tiendas, restaurantes y galerías. También alberga una gran comunidad judía, y hay muchas tiendas y sinagogas de temática judía en la zona.

El Marais es también un destino popular para los turistas, ya que alberga muchos de los monumentos más emblemáticos de París, como la Plaza de los Vosgos, el Museo Picasso y el Centro Pompidou.

Descubre las joyas ocultas del Marais

El barrio del Marais de París está lleno de cosas que ver y hacer, y ofrece algo para todos los gustos. He aquí algunas de las más destacadas:

  1. Plaza de los Vosgos
  2. Museo Carnavalet
  3. Museo Picasso
  4. Centro Georges Pompidou
  5. Plaza de Blancs-Manteaux
  6. Barrio judío
  7. Comer fuera

Hay muchas otras cosas que ver y hacer en el Marais, ya que es un barrio muy animado, merece la pena pasear y ver qué puedes encontrar.

1. La Plaza de los Vosgos

La Place des Vosges es una hermosa plaza del barrio del Marais de París, y está considerada una de las plazas más elegantes de la ciudad. Se construyó entre 1605 y 1612, durante el reinado de Enrique IV, y se considera uno de los primeros ejemplos de urbanismo en París.

La plaza está rodeada de elegantes casas del siglo XVII, todas construidas con las mismas fachadas de ladrillo rojo y piedra blanca, lo que crea un aspecto armonioso y pintoresco. Muchos de los edificios se han convertido en museos, incluida la Maison de Victor Hugo, donde el famoso escritor francés vivió de 1832 a 1848. La propia plaza tiene un jardín central con árboles y pequeñas fuentes, lo que la convierte en un lugar ideal para relajarse y observar a la gente.

La plaza de los Vosgos se construyó originalmente como residencia real, y los edificios que la rodean estaban reservados a la nobleza. Más tarde se utilizó como plaza del mercado y era un lugar popular para festivales y ferias. En la actualidad, es un lugar muy frecuentado tanto por los habitantes como por los visitantes, y a menudo se utiliza como telón de fondo para fotografías de moda y películas.

Uno de los elementos más llamativos de la Plaza de los Vosgos son los soportales, los primeros de este tipo en París. Se trata de un paseo cubierto que rodea la plaza, repleto de tiendas y restaurantes. Es un lugar encantador para pasear y admirar la bella arquitectura de los edificios y del propio pórtico.

En resumen, la Plaza de los Vosgos es una de las plazas más bellas, históricas y elegantes de París, una visita obligada durante tu estancia en el barrio del Marais, el lugar perfecto para pasear, relajarse, observar a la gente y admirar la historia y la arquitectura de la ciudad.

En la Place des Vosges hay varios monumentos y atracciones notables que merece la pena visitar:

  1. La Maison de Victor Hugo: Es la antigua residencia del famoso escritor francés Victor Hugo, donde vivió de 1832 a 1848. Ahora es un museo en el que se exponen muestras de su vida y obra, incluidos manuscritos originales, pinturas y objetos personales.
  2. El Pabellón de la Reina: Este elegante edificio del lado norte de la plaza es ahora un hotel de lujo, pero se construyó originalmente como residencia de Ana de Austria, la reina de Luis XIII. Cuenta con un hermoso patio ajardinado y es un lugar estupendo para tomarse un descanso y disfrutar de una bebida o una comida.
  3. Las Arcadas: Uno de los elementos más llamativos de la Plaza de los Vosgos son los soportales, los primeros de este tipo en París. Se trata de un paseo cubierto que rodea la plaza, bordeado de tiendas y restaurantes. Es un lugar estupendo para pasear y admirar la bella arquitectura de los edificios y de la propia arcada.
  4. La Plaza: El jardín central de la Plaza de los Vosgos es un lugar encantador para relajarse y observar a la gente. Hay una pequeña fuente central y muchos bancos para sentarse y disfrutar del ambiente de la plaza.
  5. El Museo Carnavalet: El Museo de Historia de París se encuentra en la plaza de los Vosgos y narra la historia de París, desde la época prerromana hasta nuestros días. Presenta una impresionante colección de objetos, como pinturas, muebles y esculturas, así como una reconstrucción de un típico apartamento parisino del siglo XVIII.
pexels david henry 6846478

2. El Museo Carnavalet

El Museo Carnavalet es un museo dedicado a la historia de la ciudad. Está ubicado en dos edificios contiguos, el Hôtel Carnavalet y el Hôtel Le Peletier de Saint Fargeau, ambos edificios históricos en sí mismos.

El museo cuenta con una gran colección de objetos que narran la historia de París desde la época prerromana hasta nuestros días, incluyendo pinturas, esculturas, muebles y otras artes decorativas. La colección abarca desde el periodo medieval hasta la época moderna, pasando por la Revolución Francesa, el Imperio de Napoleón, la renovación de Haussmann y la historia arquitectónica, social y urbana de la ciudad. Las exposiciones están divididas cronológica y temáticamente, mostrando la importancia histórica y cultural de la ciudad a través de los tiempos.

Una de las partes más interesantes del museo es la reconstrucción de un apartamento típico parisino del siglo XVIII, que da a los visitantes una idea de cómo era vivir en la ciudad durante ese periodo, y es un punto culminante de la colección.

El Museo Carnavalet también alberga una importante colección de esculturas, grabados, dibujos y pinturas, que incluye un gran número de obras de Eugène Delacroix, Gustave Courbet y Edouard Manet, entre muchos otros.

El museo ofrece visitas guiadas en inglés y francés, así como audioguías gratuitas para uso de los visitantes. Es un gran destino para los interesados en la historia de París, los entusiastas del arte y la arquitectura y para quienes quieran saber más sobre el pasado de la ciudad. El museo está abierto de martes a domingo, cierra los lunes y algunos días festivos. La entrada al museo es gratuita para los visitantes menores de 18 años y para los ciudadanos de la UE menores de 26 años.

3. El Museo Picasso

El Museo Picasso es un museo de París dedicado a la obra del famoso artista español Pablo Picasso. Está ubicado en el Hôtel Salé, un edificio del siglo XVII que fue adquirido por la ciudad de París en 1964 para albergar la colección.

La colección del museo incluye más de 5.000 obras de Picasso, entre pinturas, esculturas, dibujos, grabados y cerámicas, y está considerada una de las colecciones más completas de la obra del artista. La colección abarca desde sus primeras obras, de finales del siglo XIX, hasta sus últimas piezas de la década de 1970. También incluye obras de sus contemporáneos, como Georges Braque, Juan Gris y Max Jacob, entre otros.

Una de las características más interesantes del museo es la gran colección de sus famosos Periodos Azul y Rosa, que incluye obras como “El viejo guitarrista” y “Niño con pipa”, consideradas entre sus obras más icónicas. El museo también incluye una réplica de su estudio en la Villa La Californie de Cannes, donde los visitantes pueden ver algunas de las herramientas, materiales y efectos personales que el artista utilizaba mientras trabajaba.

El Museo Picasso también organiza exposiciones temporales sobre diversos temas, que incluyen obras de otros artistas, muestran diferentes aspectos de la obra del artista, o revelan el proceso o las inspiraciones del artista.

El museo ofrece visitas guiadas en varios idiomas, así como audioguías y folletos informativos para los visitantes. El museo está abierto de martes a domingo, cierra los lunes y algunos días festivos. La entrada al museo es gratuita para los visitantes menores de 18 años y para los ciudadanos de la UE menores de 26 años.

En resumen, el Museo Picasso es un destino excelente para los amantes del arte y para cualquier persona interesada en las obras del famoso artista español, la colección abarca una amplia gama de estilos y periodos, ofreciendo una visión del proceso y desarrollo artístico del artista.

4. Centro Pompidou

El Centro Georges Pompidou, también conocido como Centro Pompidou, es un museo de arte moderno situado en el distrito 4 de París, cerca del barrio del Marais. Fue diseñado por los arquitectos Renzo Piano, Richard Rogers y Gianfranco Franchini y construido entre 1971 y 1977.

Lo más llamativo del edificio es su estructura exterior de acero, que parece estar en el exterior del edificio, con tuberías, elementos mecánicos y escaleras mecánicas de colores brillantes. Es un diseño único que pretendía hacer visibles las funciones del edificio y crear un nuevo tipo de museo, abierto y accesible a todo el mundo.

El Centro Pompidou alberga una colección de arte contemporáneo y moderno internacional, que incluye obras de artistas famosos como Salvador Dalí, Francis Bacon, Yves Klein y Louise Bourgeois. También posee una gran colección de piezas modernas de artes gráficas y diseño, arquitectura y fotografía. El centro cuenta también con una biblioteca de investigación y documentación con más de 600.000 libros, publicaciones periódicas y documentos sobre arte y cultura.

El museo también tiene una terraza en la azotea, que ofrece una vista panorámica de la ciudad y es un lugar agradable para tomarse un descanso. El centro también cuenta con una sala de cine, un centro de investigación musical y un centro infantil. El Centro también acoge exposiciones temporales sobre diversos temas, en las que se muestran obras de diferentes artistas y movimientos, además de la colección permanente.

El Centro Georges Pompidou abre todos los días excepto los martes; la entrada al museo es gratuita para los visitantes menores de 18 años y para los ciudadanos de la UE menores de 26 años.

En resumen, el Centro Georges Pompidou es un edificio emblemático e innovador, una visita obligada para los amantes del arte y la arquitectura, la colección del museo es una de las más importantes del mundo en arte contemporáneo y moderno, y es un lugar estupendo para hacer una pausa, disfrutar de las vistas y aprender sobre la cultura y el arte del siglo XX.

5. Plaza de Blancs-Manteaux

La Place des Blancs-Manteaux es una pequeña plaza situada en el distrito 4. No es tan conocida como otros lugares de interés de la zona, pero es un lugar encantador y tranquilo para visitar.

La plaza está rodeada de casas típicas parisinas y es un lugar agradable para pasear, bastante pintoresco con una pequeña fuente en el centro, rodeada de bancos y árboles. La plaza debe su nombre al antiguo convento de les Blancs-Manteaux, que estuvo ubicado en el lugar hasta finales del siglo XVIII.

Uno de los puntos destacados de la plaza es la Église Saint-Merri, una hermosa iglesia de estilo gótico que data del siglo XIV. En su interior podrás admirar las hermosas vidrieras, las intrincadas esculturas de madera y las bóvedas de crucería. La iglesia es conocida por su acústica y de vez en cuando se celebran conciertos en ella.

Otro lugar destacado de la plaza es el Museo de Arte e Historia Judíos, situado a pocos pasos de la plaza des Blancs-Manteaux, está dedicado a la cultura y la historia judías en Francia, exhibe una variada colección de arte, artefactos y documentos que ilustran la historia del pueblo judío en Francia y Europa.

La Place des Blancs-Manteaux también es un lugar estupendo para comer algo o tomar una copa, hay varios pequeños cafés y bistrós cerca, es un lugar perfecto para tomar un café o hacer una pausa para comer. Si buscas algo más sustancioso, hay muchos restaurantes kosher cerca, donde puedes probar la cocina judía tradicional.

En resumen, la Place des Blancs-Manteaux es una plaza encantadora y tranquila, no es tan conocida como otros lugares de interés de la zona, pero es un lugar agradable para pasear y disfrutar de las vistas y sonidos del Marais. La plaza está rodeada de casas típicas parisinas y tiene una pequeña fuente en el centro y una gran vista sobre la Église Saint-Merri, también está cerca del Museo de Arte e Historia Judíos, por lo que es un lugar estupendo para los interesados en el patrimonio judío de la ciudad.

6. El barrio judío

El barrio del Marais de París alberga la mayor comunidad judía de la ciudad, y hay una importante presencia judía en la zona, que a menudo se conoce como el barrio judío. La comunidad judía del Marais tiene una larga historia, que se remonta a la Edad Media, y ha sido una parte importante de la cultura y la historia del barrio.

Uno de los principales puntos de interés del barrio judío es la rue des Rosiers, una estrecha calle llena de tiendas, restaurantes y panaderías judías, donde puedes encontrar comida tradicional judía como falafel, hummus y pasteles. También hay varias sinagogas en la zona, como la Sinagoga de la Victoire, una de las más antiguas de París, y la Sinagoga de la rue Pavée, una de las más bellas.

El Museo Judío de Arte e Historia también se encuentra en el Marais, está dedicado a la cultura e historia judías en Francia, y expone una variada colección de arte, objetos y documentos que ilustran la historia del pueblo judío en Francia y Europa.

Otro lugar importante del barrio judío es el Monumento al Mártir Judío Desconocido, que se encuentra en la Plaza de los Mártires-Juifs-du-Vélodrome-d’Hiver, es un monumento a los judíos que fueron acorralados y retenidos en el estadio Vel d’Hiv durante la II Guerra Mundial antes de ser enviados a campos de concentración.

Además de estos lugares culturales e históricos, el barrio judío es también un barrio animado y diverso, con una amplia gama de tiendas, cafés y restaurantes, lo que lo convierte en un lugar ideal para explorar y experimentar el patrimonio judío de la ciudad.

En resumen, la judería del barrio del Marais de París es una zona vibrante y rica en historia, es un destino excelente para explorar la cultura y la historia judías, donde puedes encontrar comida tradicional judía, sinagoga, museo, monumentos conmemorativos y mucho más. Es un lugar estupendo para pasear, probar la cocina local y experimentar el ambiente único del barrio.

7. Dónde comer en el barrio del Marais

El barrio del Marais de París es conocido por su variada y deliciosa escena culinaria, que ofrece una amplia gama de opciones tanto a los visitantes como a los lugareños. He aquí algunos de los mejores lugares para comer en el barrio del Marais:

  1. Chez l’Ami Jean: Este clásico bistró parisino es conocido por su abundante cocina tradicional francesa y su ambiente cálido y acogedor. El menú incluye platos clásicos como confit de pato y estofado de ternera, y la carta de vinos es extensa.
  2. L’As du Fallafel: Este popular restaurante de falafel lleva décadas sirviendo deliciosos y crujientes bocadillos de falafel. Es un lugar de visita obligada para quienes buscan una comida rápida y asequible.
  3. Le Comptoir du Relais: Este encantador bistró es conocido por su sencilla cocina tradicional francesa y su acogedor ambiente. Es un lugar popular tanto para los lugareños como para los visitantes, y el menú incluye platos como filetes fritos y caracoles.
  4. Breizh Café: Esta popular crepería sirve deliciosos y auténticos crepes de la región francesa de Bretaña. El menú incluye crepes dulces y salados, y el ambiente es acogedor e informal.
  5. Septime: Este restaurante de moda es conocido por su cocina francesa moderna y por centrarse en ingredientes de temporada de origen local. El menú cambia con frecuencia para reflejar las estaciones, y la carta de vinos es extensa.
  6. Le Marais: Este acogedor y elegante bistró sirve cocina francesa clásica en un ambiente relajado y acogedor. El menú incluye platos como caracoles y confit de pato, y la carta de vinos es extensa.
  7. Le Loir dans l’Couchon: Esta brasserie de moda sirve platos clásicos franceses con un toque moderno en un ambiente acogedor e informal. El menú incluye platos como steak tartare y croque-monsieur, y la carta de vinos es extensa.
  8. L’Ambassade d’Auvergne: Este bistró rústico y acogedor sirve cocina abundante y tradicional de la región francesa de Auvernia. El menú incluye platos como aligot (puré cremoso de patatas) y tripoux (estofado de callos), y la carta de vinos es extensa.


¿TE GUSTA ESTE ARTÍCULO SOBRE EL BARRIO DEL MARAIS? ¡PÍNCHALO!

Si te ha parecido interesante este artículo sobre el barrio del Marais, considera la posibilidad de compartirlo con tus amigos. Significará mucho para nosotros 🙂

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Explore more travel tips