Descubre las joyas ocultas de Colmar (Guía de viaje 2023)

Colmar es una encantadora ciudad situada en la región francesa de Alsacia. Conocida por su bien conservado casco antiguo medieval, a Colmar se la suele llamar la “Pequeña Venecia” de Francia por sus numerosos canales y sus coloridas casas con entramado de madera. La ciudad tiene una rica historia que se remonta al siglo IX y ha sido moldeada por diversas culturas, entre ellas la alemana y la francesa.

A pesar de ser un destino popular entre los turistas, Colmar sigue teniendo muchas joyas ocultas que esperan ser descubiertas.

Aquí tienes algunas joyas ocultas que merece la pena explorar en Colmar:

  1. La Pequeña Venecia: Una pintoresca zona de Colmar con sinuosos canales, coloridas casas con entramado de madera y bellos arreglos florales.
  2. Colegiata de San Martín: Una impresionante iglesia de estilo gótico que data del siglo XIII, con impresionantes vidrieras y un hermoso órgano.
  3. Casa Pfister: Una casa renacentista bien conservada en el casco antiguo de Colmar, conocida por su ornamentada decoración exterior.
  4. Museo Unterlinden: Este museo alberga una colección de arte medieval y renacentista, incluido el famoso Retablo de Isenheim.
  5. Museo Bartholdi: Lugar de nacimiento de Auguste Bartholdi, el escultor que diseñó la Estatua de la Libertad, este museo expone sus obras y objetos personales.
  6. Barrio de los Curtidores: Un barrio encantador con casas pintorescas, calles estrechas y una historia de curtido de pieles.

Conoce Colmar

Colmar es una encantadora ciudad situada en la región noreste de Francia, conocida por sus pintorescos canales, sus casas con entramado de madera y las coloridas flores que adornan las calles de la ciudad. Con una rica historia que se remonta a la Edad Media, Colmar ha conservado su patrimonio cultural a través de su bien conservada arquitectura y sus numerosos museos. A pesar de ser un destino turístico popular, Colmar tiene muchas joyas ocultas que esperan ser exploradas.

Desde las impresionantes vistas de la cordillera de los Vosgos en Lac Vert hasta la tranquila belleza del barrio de la Pequeña Venecia, y desde el histórico Museo Unterlinden hasta el encantador Mercado de Saint-Joseph, Colmar es una ciudad llena de sorpresas. La ciudad también presume de una próspera escena enogastronómica, con especialidades locales como la tarte flambée alsaciana y el vino Riesling.

Tanto si te interesa explorar la historia, el arte, la gastronomía o la naturaleza, Colmar tiene algo que ofrecer a todo el mundo. Sus joyas ocultas están esperando a ser descubiertas, desde los patios y jardines escondidos hasta las pintorescas calles laterales y callejuelas.

Te presentamos las joyas ocultas…

1. La Pequeña Venecia

1 1

La Pequeña Venecia es un pintoresco barrio de Colmar situado junto al río Lauch. Se caracteriza por las coloridas casas de entramado de madera que bordean el río, creando un ambiente encantador y romántico. La zona debe su nombre a su parecido con la ciudad italiana de Venecia, con pequeños canales y barcos que atraviesan la zona.

La Pequeña Venecia es un lugar popular para los turistas, pero también tiene un aire local con cafés, restaurantes y tiendas que venden recuerdos y artículos hechos a mano. La zona es especialmente encantadora por la noche, cuando los edificios se iluminan y los reflejos en el agua crean un ambiente mágico.

Además de su belleza paisajística, la Pequeña Venecia alberga varios monumentos históricos, como la Maison des Têtes, un edificio del siglo XVII adornado con cabezas esculpidas, y el Koïfhus, una antigua aduana que ahora alberga la oficina de turismo.

Los visitantes pueden dar un paseo en barco por los canales, pasear por las orillas del río o simplemente sentarse en un café y empaparse del ambiente. Es un lugar de visita obligada para cualquiera que explore Colmar.

¿Por qué merece la pena visitarlo?

He aquí algunas razones por las que merece la pena visitar la Pequeña Venecia de Colmar:

  1. Hermoso paisaje: La Pequeña Venecia cuenta con pintorescos canales y coloridos edificios de entramado de madera que crean un ambiente encantador y romántico.
  2. Grandes oportunidades fotográficas: La zona es un paraíso para los fotógrafos, con innumerables oportunidades fotográficas en cada esquina.
  3. Experiencia cultural: Los visitantes pueden explorar el distrito histórico de Colmar y experimentar el rico patrimonio cultural de la ciudad.
  4. Paseos en barco: Los visitantes pueden hacer recorridos en barco por los canales para experimentar la belleza de la Pequeña Venecia desde una perspectiva única.
  5. Restaurantes y cafés: Hay muchos restaurantes y cafés en la zona donde los visitantes pueden disfrutar de una comida o una bebida mientras contemplan el bello entorno.
  6. Galerías de arte y boutiques: La Pequeña Venecia también alberga varias galerías de arte y boutiques donde los visitantes pueden curiosear y comprar artículos únicos.

2. Colegiata de San Martín

2 1

La Colegiata Saint-Martin es una hermosa iglesia gótica situada en el corazón de Colmar. Aquí tienes algunos datos interesantes sobre este monumento histórico:

  • La iglesia se construyó en el siglo XIII, pero su construcción se prolongó durante varios siglos.
  • La iglesia era originalmente católica, pero se convirtió en protestante durante la Reforma en el siglo XVI.
  • La iglesia está dedicada a San Martín, que es el patrón de la ciudad.
  • La iglesia es conocida por sus hermosas vidrieras, que datan de los siglos XIV y XV. Las vidrieras representan escenas de la Biblia, así como escenas de la vida de los santos.
  • La iglesia también tiene un hermoso órgano que se construyó en 1722. El órgano es uno de los más antiguos de Francia y sigue en uso hoy en día.
  • La iglesia ha sufrido varias renovaciones y restauraciones a lo largo de los años, pero aún conserva gran parte de su arquitectura gótica original.
  • La iglesia está abierta a los visitantes y se ofrecen visitas guiadas. Los visitantes pueden conocer la historia de la iglesia y ver de cerca su bella arquitectura y obras de arte.

En general, la Colegiata Saint-Martin es una visita obligada en Colmar para cualquier persona interesada en la historia, la arquitectura y el arte.

Por qué merece la pena visitarla

Merece la pena visitar la Colegiata Saint-Martin por varias razones:

  1. Importancia histórica: La iglesia data del siglo XIII y ha desempeñado un papel importante en la historia de Colmar. Se utilizó como lugar de culto para la burguesía de la ciudad y también fue un centro de vida artística y cultural.
  2. Arquitectura: La iglesia ostenta una bella arquitectura gótica, con su impresionante campanario y su fachada ornamentada. El interior presenta intrincadas vidrieras y ornamentadas tallas de madera.
  3. Tesoros artísticos: La iglesia alberga varias obras de arte valiosas, entre ellas un impresionante retablo de Martin Schongauer, uno de los pintores alemanes más famosos del siglo XV.
  4. Actos culturales: La iglesia acoge diversos actos culturales, como conciertos y exposiciones, lo que la convierte en un espacio vibrante y dinámico dentro de la comunidad.

3. Casa Pfister

3

La Casa Pfister es un edificio histórico, construido en 1537 por el acaudalado sombrerero Ludwig Scherer, la casa es un impresionante ejemplo de arquitectura renacentista. El exterior del edificio está decorado con intrincadas tallas de madera y murales, que representan escenas bíblicas y figuras alegóricas. El interior de la casa presenta muebles y obras de arte originales, incluido un gran tapiz que data del siglo XVI.

Una de las características más llamativas de la Casa Pfister es su ornamentado tejado, adornado con estatuas de diversas figuras, entre ellas un caballero con armadura y una diosa que sostiene un huso. El tejado está considerado uno de los mejores ejemplos de arquitectura renacentista de tejados de toda Europa.

En la actualidad, la Casa Pfister está abierta al público como museo, y ofrece a los visitantes una visión única de la historia y la cultura de Colmar.

Por qué merece la pena visitarla

Merece la pena visitar la Casa Pfister por las siguientes razones:

  1. Importancia histórica: La casa se construyó en 1537 para un rico comerciante, Ludwig Scherer, y es uno de los ejemplos más impresionantes y mejor conservados de la arquitectura renacentista de Colmar. La casa está catalogada como monumento nacional de Francia y se considera un hito importante de la ciudad.
  2. Arquitectura única: La casa es famosa por su ornamentada y colorida decoración, que incluye frescos, esculturas e intrincadas tallas. La fachada de la casa está adornada con escenas y alegorías bíblicas, que dan a los visitantes una idea de la cultura y los valores de la época.
  3. Experiencia cultural: Visitar la Casa Pfister ofrece a los visitantes una oportunidad única de sumergirse en la rica historia y cultura de Colmar. La casa contiene un museo que muestra la historia y el arte de la ciudad, incluida una colección de muebles tradicionales alsacianos, cerámica y otros objetos decorativos.
  4. Ubicación: La Casa Pfister está situada en el corazón del casco antiguo de Colmar, lo que la hace fácilmente accesible a los visitantes. Está situada en una pintoresca calle bordeada de otros edificios históricos, encantadores cafés y tiendas boutique, lo que la convierte en un lugar perfecto para pasear tranquilamente.

4. El Museo Unterlinden

4

El Museo Unterlinden es un museo situado en el corazón de Colmar. Está ubicado en un antiguo convento dominico fundado en el siglo XIII. El museo es conocido sobre todo por su amplia colección de arte medieval y renacentista, incluido el famoso Retablo de Isenheim de Matthias Grünewald, una obra maestra del arte renacentista alemán.

El museo también cuenta con una colección de arte moderno y contemporáneo, así como artefactos arqueológicos y artes decorativas. El propio edificio es un tesoro arquitectónico, con una mezcla de elementos medievales y modernos, y un hermoso jardín claustral que es un oasis de paz en el corazón de la ciudad.

Además de la colección permanente, el museo acoge varias exposiciones temporales a lo largo del año, en las que se muestra una amplia gama de arte y artefactos de todo el mundo. También ofrece programas educativos y visitas guiadas para visitantes de todas las edades, lo que lo convierte en un gran destino para familias, estudiantes y amantes del arte por igual.

Por qué merece la pena visitarlo

Merece la pena visitar el Museo Unterlinden de Colmar por varias razones:

  1. Rica colección: El museo cuenta con una impresionante colección de obras de arte y artefactos, que abarcan desde la Edad Media hasta el arte contemporáneo. La exposición más famosa es el Retablo de Isenheim, una obra maestra del arte gótico que atrae a visitantes de todo el mundo.
  2. Importancia histórica: El museo está ubicado en un antiguo convento del siglo XIII, y el propio edificio es una obra de arte, con un impresionante claustro y arquitectura gótica. La ubicación del museo en el corazón del casco antiguo de Colmar también contribuye a su importancia histórica.
  3. Exposiciones variadas: Además del Retablo de Isenheim, el museo cuenta con una variada gama de exposiciones, como esculturas medievales, pinturas renacentistas y arte moderno. Los visitantes también pueden ver objetos arqueológicos, artes decorativas e incluso objetos del antiguo Egipto.
  4. Valor educativo: El Museo Unterlinden es un excelente recurso educativo, que ofrece a los visitantes la oportunidad de aprender sobre arte e historia de una forma envolvente y atractiva. El museo ofrece visitas guiadas, talleres y programas educativos para todas las edades, lo que lo convierte en un destino excelente para familias, estudiantes y cualquier persona interesada en el arte y la historia.

5. Museo Bartholdi

El Museo Bartholdi está dedicado a la vida y obra del escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi. Bartholdi es conocido sobre todo por diseñar la Estatua de la Libertad, que fue un regalo del pueblo de Francia a Estados Unidos.

El museo se encuentra en un hermoso edificio Art Nouveau y alberga una gran colección de esculturas, dibujos y otras obras de arte de Bartholdi. Los visitantes pueden conocer su proceso creativo, sus influencias y los diversos proyectos en los que trabajó a lo largo de su carrera.

Uno de los aspectos más destacados del museo es un modelo a escala real de la mano de la Estatua de la Libertad, al que los visitantes pueden subir para hacerse una idea de la escala y el detalle de la obra maestra de Bartholdi. El museo también cuenta con una colección de objetos personales, como herramientas, fotografías y cartas de Bartholdi.

El Museo Bartholdi es una visita obligada para cualquier persona interesada en el arte, la escultura o la historia de la Estatua de la Libertad. Ofrece una visión fascinante de la vida y obra de uno de los artistas más célebres de Francia, y sin duda dejará una impresión duradera en los visitantes.

¿Por qué merece la pena visitarla?

Merece la pena visitar el Museo Bartholdi por varias razones:

  1. Está dedicado a la vida y obra del famoso escultor francés Frederic-Auguste Bartholdi, que diseñó la Estatua de la Libertad de Nueva York.
  2. El museo está ubicado en una casa del siglo XVIII bellamente restaurada, que ofrece una visión fascinante de la arquitectura y el diseño de la época.
  3. Los visitantes pueden ver muchos de los bocetos, maquetas y esculturas originales de Bartholdi, así como conocer su vida y su carrera a través de exposiciones interactivas y muestras multimedia.
  4. El museo también alberga exposiciones temporales que muestran las obras de otros artistas y escultores, lo que contribuye a la experiencia cultural global.

6. Barrio de los Curtidores

5 1

El Barrio de los Curtidores, también conocido como la Pequeña Venecia, es un pintoresco barrio de Colmar situado a orillas del río Lauch. La zona fue antaño el hogar de los curtidores y pescadores de la ciudad, y aún conserva su encanto histórico con sus coloridas casas de entramado de madera, sus calles adoquinadas y sus canales bordeados de flores.

Los visitantes pueden pasear tranquilamente por los canales y admirar la bella arquitectura, o incluso dar un paseo en barco para apreciar plenamente la belleza de la zona. También hay varios cafés y restaurantes acogedores en el distrito, donde los visitantes pueden probar la cocina alsaciana local mientras disfrutan de las vistas del río.

Además de su belleza paisajística, el Barrio de los Curtidores alberga varios museos y atracciones interesantes, como la Maison des Têtes (Casa de las Cabezas), una impresionante mansión renacentista adornada con intrincadas esculturas de cabezas humanas, y el Musée d’Histoire Naturelle et d’Ethnographie, que muestra exposiciones sobre la historia natural y el patrimonio cultural de la región.

¿Por qué merece la pena visitarlo?

Merece la pena visitar el Barrio de los Curtidores de Colmar por varias razones:

  1. Importancia histórica: El distrito fue antaño el hogar de curtidores que trabajaban en el comercio del cuero. Es una de las zonas más antiguas y mejor conservadas de Colmar, ya que data del siglo XIII.
  2. Arquitectura única: El distrito cuenta con casas de entramado de madera bien conservadas y calles estrechas y sinuosas que permiten a los visitantes hacerse una idea de cómo era la vida en el Colmar medieval.
  3. Ambiente encantador: El Barrio de los Curtidores tiene un aire encantador y rústico que transporta a los visitantes a otra época. Las calles tranquilas y los patios acogedores ofrecen una escapada pacífica del ajetreo y el bullicio del mundo moderno.
  4. Tiendas y restaurantes locales: El distrito alberga una gran variedad de pequeñas tiendas y restaurantes que ofrecen productos de fabricación local y cocina tradicional alsaciana. Los visitantes pueden probar especialidades regionales como el flammekueche (un tipo de pizza con bacon y cebolla) y el kugelhopf (un pan dulce parecido a un bundt cake).

En conclusión, Colmar es una ciudad que ofrece una mezcla única de historia, cultura y belleza natural, y está llena de joyas ocultas que esperan ser exploradas. Tanto si te interesa visitar monumentos históricos, explorar barrios con encanto o experimentar la vibrante escena cultural de la ciudad, en Colmar hay algo para todos los gustos.

Desde la impresionante arquitectura y los pintorescos canales de la Pequeña Venecia hasta la fascinante historia y las obras de arte expuestas en el Museo Unterlinden, y desde la hermosa Colegiata de San Martín hasta el encanto único del Barrio de los Curtidores, Colmar es una ciudad que tiene algo especial que ofrecer. Y, con sus hermosas casas de entramado de madera y su historia única, la Casa Pfister es un destino de visita obligada para los interesados en la arquitectura y el patrimonio de la ciudad.

Así que, si estás planeando un viaje a Colmar, asegúrate de añadir estas joyas ocultas a tu itinerario. ¡No te arrepentirás! Tanto si es la primera vez que visitas la ciudad como si eres un viajero experimentado, seguro que descubres algo nuevo y emocionante en esta bella ciudad.


¿TE GUSTA ESTE ARTÍCULO SOBRE LAS JOYAS OCULTAS DE COLMAR? ¡PÍNCHALO!

Si este artículo sobre las joyas ocultas de Colmar te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos. Significará mucho para nosotros 🙂

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Explore more travel tips