10 Atracciones de visita obligada en Aix-en-Provence: Guía de los Mejores Lugares de Interés de la Ciudad

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Índice

Aix-en-Provence es una hermosa ciudad del sur de Francia, conocida por su rica historia, su impresionante arquitectura y su vibrante escena cultural. Con tantas cosas que ver y hacer, puede ser difícil saber por dónde empezar. Para ayudarte a planificar tu viaje, hemos elaborado una lista de 10 atracciones de visita obligada en Aix-en-Provence.

  1. Cours Mirabeau: Esta emblemática calle es el corazón de Aix-en-Provence y una visita obligada para cualquier viajero. Repleta de encantadores cafés, boutiques y edificios históricos, es el lugar perfecto para pasear, observar a la gente y empaparse del vibrante ambiente de la ciudad.
  2. Atelier Cézanne: Este antiguo estudio del famoso artista Paul Cézanne se ha conservado como museo, ofreciendo a los visitantes una visión de su vida y obra. El museo exhibe muchas de las herramientas, lienzos y otros objetos personales originales de Cézanne, así como hermosas vistas de la campiña circundante.
  3. Catedral de Saint-Sauveur: Aix-en-Provence alberga muchas iglesias hermosas, pero la catedral de Saint-Sauveur es una de las más impresionantes. Construida en el siglo XIII, la catedral presenta una impresionante arquitectura gótica, intrincadas tallas de piedra y hermosas vidrieras.
  4. Pabellón de Vendôme: Esta elegante mansión del siglo XVII es una joya oculta en el corazón de Aix-en-Provence. Con sus hermosos jardines, su intrincado trabajo en piedra y su impresionante colección de arte, es una visita obligada para los entusiastas del arte y la arquitectura.
  5. Les Deux Garçons: Este histórico café es uno de los más famosos de Aix-en-Provence y ha sido el punto de encuentro favorito de lugareños y visitantes durante más de 200 años. Su elegante decoración, su deliciosa repostería y su famoso chocolate caliente lo convierten en una visita obligada para cualquier aficionado a la gastronomía o al café.
  6. Museo Granet: Este museo de arte de categoría mundial presenta una impresionante colección de pinturas, esculturas y otras obras de arte de todas las épocas. Con obras de artistas como Cézanne, Picasso y Van Gogh, es una visita obligada para cualquier amante del arte.
  7. Quartier Mazarin: Este barrio histórico es conocido por su bella arquitectura y sus encantadoras calles adoquinadas. Con sus impresionantes mansiones, jardines ocultos y pintorescas fuentes, es un lugar estupendo para explorar y asimilar la rica historia de la ciudad.
  8. Hôtel de Ville: Este impresionante edificio del ayuntamiento es un bello ejemplo de la arquitectura histórica de Aix-en-Provence. Con su elegante fachada, su impresionante campanario y su hermoso patio, es una visita obligada para cualquier persona interesada en la rica historia de la ciudad.
  9. Castillo La Coste: Esta hermosa bodega y centro de arte se encuentra a las afueras de Aix-en-Provence y es un lugar estupendo para pasar una tarde. Con sus hermosos viñedos, instalaciones de arte moderno y deliciosas catas de vino, es una visita obligada para cualquier aficionado al vino o al arte.
  10. Calanques de Cassis: Este impresionante parque natural se encuentra a un corto trayecto en coche de Aix-en-Provence y cuenta con bellos acantilados rocosos, aguas cristalinas y calas escondidas. Es un lugar estupendo para hacer senderismo, nadar y disfrutar de la belleza natural de la región.

1. Cours Mirabeau: Descubriendo el corazón de Aix-en-Provence

Cours Mirabeau es una de las calles más famosas de Aix-en-Provence y está considerada el corazón de la ciudad. Es un amplio bulevar bordeado de árboles y bellos edificios de los siglos XVII y XVIII, cafés y tiendas. La calle debe su nombre al famoso orador y revolucionario Honoré Gabriel Riqueti, conde de Mirabeau, que nació en Aix-en-Provence.

Cours Mirabeau es un lugar popular para que los habitantes y los turistas se relajen y disfruten de las vistas y los sonidos de la ciudad. La calle alberga varias atracciones notables, como la Fontaine de la Rotonde, una gran fuente con tres estatuas que representan la justicia, la agricultura y las bellas artes, y el Hôtel de Caumont, del siglo XVII, que ahora funciona como centro de arte y museo.

Además de por sus monumentos, Cours Mirabeau también es conocida por su animada cultura de cafés. La calle está repleta de numerosos cafés, bares y restaurantes donde los visitantes pueden sentarse y disfrutar de un café o una comida mientras ven pasar el mundo.

2. Atelier Cézanne: Explorando el mundo del famoso pintor postimpresionista

El Atelier Cézanne es un museo situado en Aix-en-Provence que en su día fue el estudio del famoso pintor postimpresionista Paul Cézanne. Cézanne nació en Aix-en-Provence en 1839 y vivió y trabajó en la ciudad durante gran parte de su vida. Hoy, el museo ofrece a los visitantes una oportunidad única de adentrarse en el mundo del artista y ver dónde creó algunas de sus obras más famosas.

El estudio está situado a las afueras de la ciudad, en una colina con vistas al monte Sainte-Victoire, que sirvió de gran inspiración para muchos de los cuadros de Cézanne. El edificio era originalmente una sencilla granja que Cézanne compró en 1901 y convirtió en estudio. Fue aquí donde pintó algunas de sus obras más famosas, entre ellas muchos bodegones y paisajes de la campiña provenzal.

El museo es ahora un destino popular para los amantes del arte y los visitantes de Aix-en-Provence. Contiene una colección de cuadros, bocetos y objetos personales de Cézanne, así como exposiciones sobre la vida y la obra del artista. Los visitantes pueden ver el estudio tal y como era cuando Cézanne trabajaba allí, con sus pinceles, lienzos y otras herramientas aún en sus posiciones originales. El museo también tiene un hermoso jardín que los visitantes pueden explorar.

page atelier
fuente: www.cezanne-en-provence.com

3. Catedral de Saint-Sauveur: Un monumento de visita obligada en Aix-en-Provence

La catedral de Saint-Sauveur, también conocida como catedral de Aix, es una catedral católica romana situada en el corazón de Aix-en-Provence. La catedral data del siglo V, cuando se construyó originalmente como basílica dedicada a San Andrés. A lo largo de los siglos, sufrió muchos cambios y renovaciones, y el edificio actual, de estilo gótico y barroco, se terminó en el siglo XVII.

La catedral es conocida por su impresionante arquitectura y ornamentada decoración. La fachada frontal presenta dos enormes campanarios que se elevan hacia el cielo, con intrincadas tallas y estatuas de santos adornando las paredes. El interior es igual de impresionante, con una gran nave, vidrieras y hermosas capillas.

Uno de los elementos más notables de la catedral es el «Tríptico de la Zarza Ardiente», un retablo del siglo XV que representa la historia bíblica de Moisés y la zarza ardiente. Se considera una obra maestra del arte renacentista y es una visita obligada para los visitantes de la catedral.

La catedral de Saint-Sauveur alberga también un magnífico órgano, que data del siglo XVIII y está considerado uno de los más bellos del mundo. El órgano se utiliza para conciertos y recitales regulares, que están abiertos al público.

4. Explorar la belleza y la cultura del Pavillon de Vendôme

El Pavillon de Vendôme es una magnífica mansión del siglo XVII situada en el corazón de Aix-en-Provence. Se construyó originalmente para Louis de Mercoeur, duque de Vendôme, como residencia privada, pero ahora sirve como museo y centro cultural.

El Pavillon de Vendôme es famoso por su exquisita arquitectura y sus hermosos jardines. La mansión se diseñó en estilo barroco italiano y presenta una fachada simétrica, con un patio central y dos alas que se extienden a ambos lados. El interior de la mansión es igual de impresionante, con grandes salones, hermosos frescos e intrincados trabajos de estuco.

La mansión está rodeada por un hermoso jardín formal, diseñado al estilo clásico francés. El jardín cuenta con césped bien cuidado, setos, fuentes y estatuas. Los visitantes pueden pasear por el jardín y disfrutar del ambiente sereno, con el sonido de las fuentes y el aroma de las flores llenando el aire.

Además de su bella arquitectura y sus jardines, el Pabellón de Vendôme alberga una colección de bellas artes y objetos decorativos. El museo exhibe obras de artistas locales, así como piezas procedentes de otras partes de Francia y más allá.

Los visitantes del Pavillon de Vendôme también pueden participar en diversos actos culturales, como conciertos, exposiciones y conferencias. El palacete es un importante centro cultural de Aix-en-Provence, y un destino de visita obligada para cualquier persona interesada en el arte, la historia o la arquitectura.

5. Les Deux Garçons: Un Café Histórico en el Cours Mirabeau de Aix-en-Provence

Les Deux Garçons es un famoso café situado en el Cours Mirabeau de Aix-en-Provence. Ha sido un lugar de encuentro emblemático para intelectuales, artistas y políticos durante más de 200 años. El café tiene una rica historia, ya que abrió sus puertas por primera vez en 1792. Rápidamente se convirtió en un lugar popular para la élite local y, a lo largo de los años, lo han visitado muchas figuras famosas, como Paul Cézanne, Emile Zola, Ernest Hemingway y Pablo Picasso.

El interior del café está decorado al estilo tradicional de la Belle Epoque, con mesas de mármol, techos ornamentados y lámparas de araña. Está dividido en dos zonas principales, una sala principal y una terraza, que ofrece vistas al bullicioso Cours Mirabeau.

Les Deux Garçons no sólo es famoso por su historia y ambiente, sino también por su comida y bebida. La cafetería ofrece una amplia selección de cafés, tés y pasteles, así como una gama de bebidas alcohólicas. El menú también incluye platos tradicionales provenzales, como pissaladiere (un tipo de pizza con cebolla, anchoas y aceitunas) y bouillabaisse (un guiso de pescado).

Visitar Les Deux Garçons es una obligación para cualquiera que explore Aix-en-Provence. Tanto si quieres empaparte de la historia y el ambiente del café, como si simplemente quieres disfrutar de un café y un pastel mientras observas a la gente en el Cours Mirabeau, es una experiencia que no te puedes perder.

6. Guía del Museo Granet

El Museo Granet es un museo de bellas artes situado en Aix-en-Provence, Francia. El museo debe su nombre a su fundador, François Marius Granet, pintor y coleccionista francés que donó su colección de cuadros y objetos de arte a la ciudad de Aix-en-Provence en 1838. Desde entonces, el museo ha crecido hasta convertirse en uno de los museos de arte más importantes del sur de Francia.

El Museo Granet está situado en el corazón de la ciudad, cerca del famoso Cours Mirabeau. El museo está ubicado en varios edificios, entre ellos el Palacio de Malte, una mansión del siglo XVII que fue en su día el hogar de la Orden de Malta. Las colecciones del museo se dividen en varias secciones: pintura europea, arte moderno y contemporáneo y arqueología.

Uno de los aspectos más destacados del museo es su colección de pinturas del artista francés Paul Cézanne, nacido en Aix-en-Provence. La colección del museo incluye varias de sus obras, como «Los jugadores de cartas» y «El monte Sainte-Victoire visto desde la cantera de Bibémus». Otros artistas notables representados en la colección del museo son Pablo Picasso, Nicolas de Staël y Alberto Giacometti.

El museo también tiene una colección de arte antiguo y medieval, que incluye esculturas, cerámicas y monedas. Los visitantes pueden ver un sarcófago romano, un kylix griego del siglo IV a.C. y una escultura de la Virgen María del siglo XII.

Además de sus colecciones permanentes, el Museo Granet acoge exposiciones temporales a lo largo del año. Entre las exposiciones más recientes figuran las de René Seyssaud, Jean Planque y Antoni Tàpies.

El museo está abierto de martes a domingo, de 10.00 a 18.00 h. La entrada es gratuita para los menores de 18 años, y hay descuentos para estudiantes, personas mayores y grupos. Los visitantes también pueden adquirir una entrada combinada que incluye la entrada al museo y al cercano centro de arte Granet XXe.

explorial header Aix en Provence 1

7. Descubrir el encanto del Barrio Mazarino

El Barrio de Mazarino es un hermoso e histórico distrito situado en el corazón de Aix-en-Provence. Debe su nombre al cardenal Mazarino, famoso cardenal y estadista italiano del siglo XVII. El barrio se construyó durante los siglos XVII y XVIII, y es conocido por su arquitectura elegante y bien conservada.

El Barrio de Mazarino alberga algunos de los edificios más bellos de Aix-en-Provence, con sus grandes mansiones y lujosas casas adosadas construidas por los ricos comerciantes y nobles de la ciudad. El distrito se caracteriza por sus estrechas calles y callejuelas, a la sombra de altos plátanos que crean un hermoso dosel.

Uno de los edificios más bellos del Barrio Mazarin es el Hôtel de Caumont. Esta elegante mansión se construyó en el siglo XVIII y ahora es un museo que exhibe bellas exposiciones de arte y cultura. La mansión es un bello ejemplo del estilo arquitectónico del distrito, con su gran fachada, sus impresionantes interiores y sus apacibles jardines.

Los visitantes pueden pasear por el Barrio Mazarin para admirar la bella arquitectura y explorar las numerosas pequeñas boutiques, cafés y restaurantes que pueblan sus calles. El distrito también alberga varias plazas hermosas, como la Place des Quatre-Dauphins y la Place de l’Université, ambas con bellas fuentes y una arquitectura impresionante.

Aix en Provence carousel 6 1

8. Historia y belleza del Hôtel de Ville

El Hôtel de Ville, o Ayuntamiento, es un edificio histórico situado en el corazón del casco antiguo de Aix-en-Provence. El edificio se construyó originalmente a principios del siglo XVII y ha sufrido varias reformas a lo largo de los años. La fachada del edificio es particularmente impresionante, con un asombroso diseño de estilo barroco con intrincados detalles y elegantes esculturas.

En la actualidad, el Hôtel de Ville es el centro administrativo de la ciudad y alberga varios servicios municipales. Los visitantes pueden explorar las zonas públicas del edificio, incluido el gran vestíbulo de entrada y la hermosa Sala de los Estados. Esta sala se utiliza para actos y eventos oficiales, y está decorada con madera ornamentada, frescos y lámparas de cristal.

Uno de los aspectos más destacados de la visita al Hôtel de Ville es la oportunidad de subir a lo alto de la torre del reloj para disfrutar de vistas panorámicas de Aix-en-Provence. La torre tiene 42 metros de altura y ofrece unas vistas impresionantes del casco antiguo, con sus calles serpenteantes y tejados de tejas rojas. La subida a la cima es empinada y estrecha, pero las vistas bien merecen el esfuerzo.

A lo largo del año, el Hôtel de Ville acoge diversos actos culturales y exposiciones, lo que lo convierte en un destino popular tanto para los lugareños como para los turistas. Si te interesa la historia, la arquitectura o simplemente quieres disfrutar de las impresionantes vistas de Aix-en-Provence, el Hôtel de Ville merece sin duda una visita.

9. Descubrir el Arte y el Vino de Aix-en-Provence en el Castillo La Coste

Château La Coste es una impresionante bodega y centro de arte contemporáneo situado a las afueras de Aix-en-Provence, en plena campiña francesa. El viñedo y sus instalaciones fueron diseñados por algunos de los arquitectos más renombrados del mundo, como Tadao Ando, Jean Nouvel y Frank Gehry, lo que lo convierte en una obra maestra de la arquitectura, además de un paraíso para los amantes del vino.

El viñedo abarca más de 500 acres y alberga diversas variedades de uva, como Syrah, Cabernet Sauvignon y Chardonnay. Los visitantes pueden hacer visitas guiadas al viñedo y sus instalaciones, y conocer el proceso de elaboración del vino y la historia de la finca.

Además del viñedo, Château La Coste alberga una impresionante colección de arte contemporáneo. Los amantes del arte se deleitarán con las obras repartidas por la finca, como instalaciones, esculturas y pinturas. Los visitantes pueden hacer un recorrido autoguiado por la colección de arte, explorando las obras a su propio ritmo.

También hay varios restaurantes y cafés en la propiedad, lo que la convierte en un lugar perfecto para una comida o cena relajante. El restaurante del Château La Coste, galardonado con una estrella Michelin, es una visita obligada para los amantes de la buena mesa, ya que sirve deliciosos platos elaborados con ingredientes frescos de origen local.

10. Descubrir la belleza natural de Cassis: Explorar las Calanques

Las Calas de Cassis son una serie de impresionantes y estrechas ensenadas situadas a lo largo de la costa mediterránea, a las afueras de Aix-en-Provence. Estas calas son conocidas por sus aguas cristalinas de color turquesa y sus imponentes acantilados de piedra caliza, que conforman un paisaje natural realmente impresionante.

Los visitantes pueden explorar las Calanques de Cassis a pie, recorriendo los escarpados senderos costeros que conectan cada una de las calas. Las rutas de senderismo varían en dificultad, ya que algunas son relativamente fáciles y otras requieren más experiencia y resistencia.

kodex1213 kXAzdnwyX18 unsplash

Además del senderismo, los visitantes también pueden explorar las Calanques de Cassis en barco, ya que varios operadores turísticos ofrecen excursiones en barco que llevan a los visitantes a través de las calas para ver el paisaje desde una perspectiva diferente. Nadar y bucear en las aguas frescas y cristalinas también es una actividad popular, especialmente durante los meses de verano.

Las Calanques de Cassis son un destino de visita obligada para los amantes de la naturaleza y para cualquiera que aprecie la belleza del aire libre. Con sus impresionantes paisajes naturales, aguas cristalinas y variedad de actividades, este paraíso costero es una auténtica joya de la región de Aix-en-Provence.

En conclusión, Aix-en-Provence es una ciudad con una rica historia y cultura, y hay muchas atracciones de visita obligada para cualquiera que esté interesado en explorar la ciudad. Desde el pintoresco Cours Mirabeau hasta la impresionante colección de arte del Museo Granet, hay algo para todos los gustos en esta encantadora ciudad. No olvides contemplar también la belleza natural de las Calanques de Cassis y los viñedos del Château La Coste. Así que, tanto si eres un aficionado a la historia, un amante del arte o simplemente buscas relajarte y disfrutar de la belleza del sur de Francia, Aix-en-Provence es el destino perfecto para tu próximo viaje.


¿TE GUSTA ESTE ARTÍCULO SOBRE LAS 10 ATRACCIONES IMPRESCINDIBLES DE AIX-EN-PROVENCE? ¡PÍNCHALO!

Si te ha parecido interesante este artículo sobre las 10 atracciones de visita obligada en Aix-en-Provence, considera la posibilidad de compartirlo con tus amigos. Significará mucho para nosotros 🙂

Más consejos de viaje